Mecánica: El caudalímetro (medidor de masas de aire)

El medidor de masas de aire o caudalímetro -también llamado MAF por sus siglas inglesas de Manifold Absolute Flow- es un elemento que mide la cantidad de volumen de aire que entra en la admisión de un vehículo.

Cuerpo del caudalímetro

Funcionamiento

Consta de un filamento incandescente o una película térmica en el conducto de admisión (siempre colocado después del filtro de aire del motor), que según el aire entrante, pierde temperatura determinando el volumen de aire que se está introduciendo en el motor. Normalmente se acompaña con una termistencia para medir la temperatura del aire para determinar con efecacia la densidad del aire. La gestión electrónica lo usa para regular la inyección de combustible, junto a otros parámetros. Por supuesto, en función de las mediciones del caudalímetro y otros factores, también se activa la recirculación de gases de escape.

Se usa en motores diésel y gasolina, con turbo o atmosféricos. En el caso de motores turboalimentados, el caudalímetro se coloca después del filtro de aire y antes de entrar en el turbo.

Filtro de aire nuevo -importante para mantener el caudalímetro en perfectas condiciones-

Averías

Es muy común la avería en este elemento dada la delicadeza de la pieza, siendo fundamental para la óptima gestión de la alimentación. Las averías más comunes son:

  • Filamento sensor en mal estado
  • Suciedad en el sensor
  • Falta de corriente en el caudalímetro
  • Rotura de la malla que protege la entrada de suciedad

 

Síntomas

Los síntomas asociados al error en la medición del caudalímetro por cualquier avería en este elemento de la gestión del motor pueden provocar:

  • Falta de potencia a bajas revoluciones
  • Dificultad al arrancar en frío
  • Ralentí subido de vueltas
  • Emisiones de gases de escape más oscuros
  • Pequeños tirones
Caudalímetro -MAF-

Causas

La causa principal de la rotura del caudalímetro suele ser el tiempo. Es recomendable cambiarlo cada 100.000 kilómetros. Otras causas suelen ser no cambiar el filtro de aire con la regularidad que aconseja el fabricante del coche, entradas de cuerpos extraños en la admisión a través de las tomas de aire, rotura del filtro de aire, filtro de aire obstruido, mala estanqueidad de la caja del filtro de aire, etc.

 

Síntomas, pero sin avería en el caudalímetro

Sin embargo las entradas de aire por roturas en manguitos de aire pueden provocar errores en los valores del caudalímetro sin ser éste último el causante de la mala eficiencia de la combustión. Basta reparar los manguitos de aire para que el caudalímetro vuelva a recoger valores adecuados de entrada de aire.

 

Limpieza

La limpieza del caudalímtro se puede llevar a cabo con sumo cuidado desmontando el filtro de aire, y accediendo al medidor de masas de aire. Luego se puede rociar con algún producto especial que no deje residuos y que tenga una alta evaporación. Para ello, es mejor dirigirse a una tienda de repuestos especializada donde te aconsejarán de forma adecuada el producto más eficaz para la limpieza de esta pieza tan sensible.

 

Precios

El caudalímetro, por regla general, no es una pieza muy cara, sobre todo en motores diésel, aunque hay algunos coches con modelos de caudalímetros más caros. En ocasiones se pueden sustituir por un equivalente genérico, abaratando el coste, pero lo ideal es mantener el original que el fabricante recomienda. El rango de precios está entre los 60 y los 320 euros de modelos especiales.

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 

Comenta nuestra noticia o artículo


Colabora o contacta con nosotros

¿Has visto algún error? Ponte en contacto con nuestros webmasters  |  ¿Quieres publicitarte? Contacta con nuestro departamento de Publicidad.
¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Contacta con Motor 66.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política