El nuevo Ford B-Max, a prueba de niños

Todos los padres conocen la dificultad de mantener limpio un coche nuevo, ante el uso diario de niños y mascotas. Ford intenta facilitar un poco ese trabajo a las madres y padres preparando el nuevo Ford B-MAX a prueba de niños.

Ford B-Max

Un equipo de ingenieros ha sometido al nuevo B-MAX a tests de laboratorio que simulan el tratamiento más arduo que pueden darle niños y mascotas, incluido empapar los materiales en leche y bebidas gaseosas, poner a prueba las telas con un artilugio punzante, y golpear el plástico con una bola de goma pesada.

“Al hacer todo tipo de pruebas, ya sean derramamientos de refrescos o botas embarradas, nos hemos asegurado de que el interior del nuevo B-MAX está preparado para lo que sea”, ha dicho Mark Montgomery, ingeniero de materiales de Ford Europa. “Yo también tengo niños pequeños, así que soy consciente del desorden que pueden generar”.

El sistema Easy Access Door del Ford B-MAX ofrece un acceso único para familias y equipaje gracias a sus puertas delanteras de bisagra y a las puertas traseras correderas, que integran el pilar central de la carrocería. Se han sometido a ensayo muestras de los cueros y telas que se usan en el interior del vehículo compacto, para probar su resistencia a las manchas y la facilidad de limpieza tras sumergirlas durante 24 horas en líquidos, o untarlas de tierra y grasa.

Ford B-Max

Los ingenieros también han probado la resistencia al daño que pueden causar el roce de las cremalleras y cierres de las bolsas y la ropa de los niños. Para el “test de los pinchos” se utilizó una bola de metal con pinchos afilados para cepillar las telas 600 veces y así reproducir el efecto de los desgarrones de cremalleras y corchetes; además, los ingenieros llevaron a cabo una prueba especial para frotar el material de los asientos con Velcro de forma repetida.

Para los ensayos de impacto -realizados a temperaturas de hasta -30º a las que el plástico se vuelve más frágil- usaron una pelota de goma diez veces más pesada que un balón oficial de fútbol para asegurar que las partes de plástico pueden soportar golpes y choques; las telas también se frotaron 60.000 veces en un test de desgaste que duró 17 horas seguidas; con los   pinchos de metal rasparon las piezas de plástico para poner a prueba su resistencia a los arañazos; y se comprobó la durabilidad de las alfombrillas en una prueba especialmente diseñada con unos discos abrasivos especiales.

“Estas pruebas garantizan que hemos hecho todo lo posible para asegurarnos de que cuando la familia se sube al coche por milésima vez, el vehículo se mantiene en las mismas condiciones que en la primera”, añadió Montgomery.

 

Nota: Los usuarios de Smartphones deben pinchar en la imagen de abajo para ver la galería completa.

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 

Comenta nuestra noticia o artículo


Colabora o contacta con nosotros

¿Has visto algún error? Ponte en contacto con nuestros webmasters  |  ¿Quieres publicitarte? Contacta con nuestro departamento de Publicidad.
¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Contacta con Motor 66.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política