Audi Crosslane Coupé Concept

Tecnología, ingeniería y diseño se fusionan en el Audi crosslane coupé que Audi presenta en el Salón del Automóvil de París, un concept car que da paso al que será el lenguaje de formas de los futuros modelos Q de Audi. Construcción ligera con una carrocería que combina diferentes materiales y un innovador sistema de propulsión híbrido enchufable con un motor TFSI de tres cilindros y dos motores eléctricos son la clave para que el Audi crosslane coupé se conforme con un consumo medio de apenas 1,1 l/100 km.

Concepto pionero: el MSF (Multimaterial Space Frame)

El sistema de fabricación según el principio Multimaterial Space Frame del compacto Audi crosslane coupé combina tres materiales: aluminio, material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) y material plástico reforzado con fibra de vidrio (GFRP). El prototipo pesa en vacío unos 1.390 kg, incluida la batería de iones de litio. Los perfiles de aluminio conforman una estructura rígida y cerrada en torno al habitáculo. Los soportes situados bajo el capó, también realizados en aluminio, se unen a la parrilla Singleframe, realizando una función portante, al igual que la célula de seguridad del habitáculo. 

Audi Crosslane Coupé Concept

Las estructuras de deformación delanteras y traseras están realizadas en CFRP; entre las estructuras portantes de CFRP del habitáculo se cuentan las taloneras, el túnel central, la pared frontal y los largueros transversales en el área del suelo. El concepto de carrocería se completa con componentes planos realizados en GFRP y con refuerzos parciales de CFRP.

Para Audi, el concepto Multimaterial Space Frame marca el camino adecuado hacia el futuro. Su peso está al mismo nivel del de una carrocería realizada en CFRP. Además, también brinda ventajas sustanciales en cuanto a los costes para el cliente y el balance energético global.

 

Innovador: el concepto híbrido Dual Mode

El sistema de propulsión híbrido enchufable del Audi crosslane coupé, denominado híbrido Dual Mode, resulta tan innovador como eficiente. Está compuesto por un motor de combustión, dos motores eléctricos y una transmisión de una sola relación, con una potencia total de sistema de 177 CV (130 KW). El Audi crosslane coupé acelera de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos, y en modo exclusivamente eléctrico lo hace en 9,8 segundos. La velocidad máxima es de 182 km/h. El consumo de combustible se sitúa de media en tan sólo 1,1 litros a los 100 km, con unas emisiones de CO2 de 26 g/km. La batería de iones de litio garantiza, con sus 17,4 kWh, una autonomía eléctrica de aproximadamente 86 km.

Como motor de combustión se emplea un tres cilindros TFSI con una cilindrada de 1,5 litros desarrollado específicamente, que rinde 130 CV (95 KW) de potencia y 200 Nm de par motor. Este motor está conectado a un motor eléctrico (EM 1) que actúa principalmente como motor de arranque y alternador, aunque también puede hacerlo como un motor eléctrico generando una potencia de 68 CV (50 KW) y un par motor de 210 Nm. De la tracción eléctrica se encarga el segundo motor eléctrico (EM 2), que ofrece una potencia de 116 CV (85 KW) y 250 Nm de par. La transmisión brinda la posibilidad de acoplar el motor de combustión y el alternador con el resto del grupo motopropulsor mediante un embrague.

Audi Crosslane Coupé Concept

El concepto híbrido Dual Mode ofrece diferentes modos de funcionamiento. En un intervalo de velocidad de 0 a 55 km/h, de la propulsión se encarga exclusivamente el motor segundo motor eléctrico (EM 2), que toma la energía necesaria de la batería. En el modo de funcionamiento en serie, el motor de combustión y el alternador (EM 1) generan energía eléctrica para apoyar, reducir la carga de la batería o sustituirla en caso de que se agote.

En el desplazamiento eléctrico se puede alcanzar una velocidad máxima de 130 km/h. Aproximadamente a partir de los 55 km/h, el sistema de propulsión permite acoplar el motor TFSI y el alternador con el grupo motopropulsor -en este sistema de propulsión híbrido, los motores se pueden combinar en virtud de un grado de eficacia óptimo y de un rendimiento máximo-. Cuando se superan los 130 km/h, de la propulsión pasa a ocuparse principalmente el motor de tres cilindros, que en caso necesario recibe apoyo del motor EM 1, en este caso funcionando como motor eléctrico.

El conductor del Audi crosslane coupé puede elegir entre una configuración cruise o la configuración race. El modo cruise prioriza la conducción eléctrica, y el conductor no percibe ni procesos de cambio ni el arranque del motor. Cuando el motor TFSI está en marcha, adapta permanentemente su régimen a la velocidad a la que se circula. El alto grado de eficacia de la transmisión brinda al sistema de propulsión híbrido Dual Mode una elevada eficiencia, sobre todo en el tráfico urbano.

 

Visión de futuro: el diseño exterior

El Audi crosslane coupé tiene un interior con una configuración de 2+2 plazas. Mide 4,21 metros de largo, 1,88 metros de ancho y 1,51 metros de alto, y presenta una batalla de 2,56 metros. La carrocería transmite una imagen robusta y llamativa, y deja vislumbrar ya el lenguaje de formas de una futura generación de modelos Q de Audi. 

El frontal está dominado por la parrilla Singleframe, dividida en varios segmentos mediante barras. Su pronunciado marco está integrado en la construcción Multimaterial Space Frame como elemento portante. Esta solución simboliza la filosofía que subyace en el Audi crosslane coupé: fusionar el concepto básico, la tecnología y el diseño de un modo novedoso.

Los faros trapezoidales se sirven de la tecnología de faros LED Audi Matrix. Pequeños diodos luminosos, controlados individualmente, generan todas las funciones de iluminación, mientras que los micro-reflectores permiten un posicionamiento preciso. El paragolpes integra grandes entradas de aire con una superficie en su mayor parte lisa. Dos aberturas estrechas en el capó del motor dejan a la vista los soportes de aluminio superiores del Multimaterial Space Frame. 

En los laterales dominan los bordes horizontales sobre las ruedas. La baja franja acristalada acaba en un montante C fuertemente inclinado, subrayando así el carácter deportivo del Audi crosslane coupé. Las puertas están sensiblemente desplazadas hacia abajo; el principio de construcción Space Frame permite taloneras muy bajas. Al abrir la puerta quedan a la vista las estructuras de aluminio del Multimaterial Space Frame. 

Los grupos ópticos traseros varían el motivo de los faros delanteros; la junta del portón trasero los divide en dos segmentos. El paragolpes, cuya parte inferior se ha realizado en CFRP, integra un difusor de aluminio que se extiende hacia arriba. La pieza del techo está compuesta por dos capas de CFRP y apenas pesa 10 kg. El conductor y el acompañante pueden activar un sistema eléctrico para liberar sus anclajes, extraerla de la estructura de la carrocería y encajarla sobre el maletero. 

 

Un maletero configurable

El maletero constituye un receptáculo independiente dentro de la estructura de la carrocería; va unido a los respaldos de los asientos traseros, que se a su vez están separados de la superficie de asiento. Pulsando un botón toda la unidad se desplaza eléctricamente unos 40 cm hacia delante, y se hace accesible un segundo nivel situado bajo el piso, que alberga un portaobjetos de altura reducida para objetos sucios o mojados.

El conductor y el acompañante van sentados en asientos deportivos de regulación eléctrica con reposacabezas integrados, cuyas carcasas están realizadas en CFRP. La consola central integra una gran palanca de selección que emerge eléctricamente al arrancar el vehículo; con dicha palanca se gestiona el sistema de propulsión híbrido. En los radios del volante están ubicados los mandos que permiten al conductor controlar la mayoría de las funciones utilizando los pulgares. Dichas funciones también se pueden manejar de forma intuitiva a través del gran panel táctil situado sobre la consola central.

El cuadro de instrumentos se orienta marcadamente hacia el conductor. Los reguladores para la climatización integran pequeños displays. Los indicadores virtuales del cuadro de instrumentos se pueden conmutar en dos niveles, y un powermeter indica los diferentes regímenes del sistema de propulsión.

El Audi Crosslane Coupé presenta nuevos servicios online bajo el concepto Audi connect. Sus pasajeros están siempre conectados con la comunidad virtual -a través de Twitter, Facebook o mediante el envío online de fotos y vídeos que hayan realizado por el camino-. Absolutamente novedoso es el Escape Manager, un programa mediante el cual los pasajeros pueden valorar y comentar para sus amigos los trayectos por los que circulan. 

 

El diseño interior

El diseño interior del Audi crosslane coupé recoge el testigo del lenguaje de formas del exterior, con sus figuras geométricamente claras; la cubierta de los instrumentos y la rejilla de los difusores de aire recurren, por ejemplo, a la forma de trapecio. Las reducidas cotas de separación y las superficies tridimensionales son un reflejo del alto estándar de calidad sin concesiones propio de Audi.

Interior del Audi Crosslane Coupé Concept

El material dominante en el interior del Audi crosslane coupé es el CFRP, que se utiliza en diversas variantes. En la visera del cuadro de instrumentos, por ejemplo, las fibras del material compuesto están orientadas en una misma dirección; esta orientación unidireccional es toda una novedad en el sector automovilístico. Debido al diferente uso de barniz transparente, las piezas de CFRP son a veces más claras, a veces más oscuras.

Los elementos de aluminio también se emplean recurriendo a diferencias sutiles. La mayoría presentan un pulido brillante, aunque los difusores de aire se componen de una aleación ligera de metal negro anodizado. El suelo del vehículo está compuesto de material plástico reforzado con fibra de vidrio (GFRP) e integra superficies de un material para suelos novedoso: gruesos cordones van entretejidos con hilos de goma formando una alfombrilla robusta.

También en lo que respecta al cuero, los diseñadores de Audi han apostado por diferentes calidades de este material. La variedad dominante es la suave piel semianilina. Como elemento de contraste se utiliza el cuero negro Velvet, que presenta una superficie robusta, ligeramente áspera, que recuerda al ante.

 

Nota: Los usuarios de Smartphones deben pinchar en la fotografía de abajo para abrir la galería completa.

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 

Comenta nuestra noticia o artículo


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política