Honda CR-V, presentado en el Salón de París 2012

El nuevo CR-V de cuarta generación se presenta ante Europa en el Salón del Automóvil de París de 2012. Tras el éxito de sus antecesores, el nuevo CR-V ofrece más calidad, cualidades prácticas y refinamiento. Por primera vez, el SUV compacto estará disponible con la opción de tracción a dos y a las cuatro ruedas, mientras que las mejoras de los motores de gasolina y diésel han logrado reducir de manera considerable las emisiones de CO2. Totalmente remodelado para el mercado europeo, el nuevo CR-V se fabrica en el centro de producción de Honda en Swindon, Reino Unido, desde septiembre de 2012.

Honda CR-V

El nuevo modelo se reconoce de inmediato como integrante de la gama CR-V, aunque con una identidad definida. La prominente rejilla de tres barras y los faros profundos mantienen la introducción del nuevo "rostro" en "Y" de Honda, en tanto que las luces traseras dispuestas en vertical han sido un rasgo característico del CR-V desde la primera generación (1995-2001). Entre las elegantes incorporaciones al modelo europeo figuran un parachoques delantero remodelado, faros delanteros LED para la conducción diurna y faros LED traseros con un diseño tridimensional.

En el interior, el salpicadero presenta capas horizontales que resaltan la sensación de espacio. Los mandos principales se han agrupado según su función, con una ‘zona de interfaz del conductor' detrás del volante y una ‘zona de interfaz de información' en el centro del habitáculo.

La altura del vehículo se ha reducido 30 mm respecto al modelo actual, aunque sin afectar al espacio interior de los ocupantes. Esto deriva de la acertada aplicación del concepto de Honda: máximo para el hombre, mínimo para la máquina. Con la introducción de los asientos traseros fácilmente abatibles, también se ha transformado el CR-V de cinco asientos en un versátil portaequipajes con solo tirar de una palanca.

Bajo el capó del CR-V, los clientes encontrarán un motor de gasolina i-VTEC de 2 litros o un diésel i-DTEC de 2,2 litros. Ambos se han desarrollado a partir de los motores del CR-V de tercera generación, pero se han remodelado por completo con un interés especial en reducir las emisiones de CO2. Por ejemplo, el modelo diésel con transmisión manual emite ahora solo 149 g/km de CO2 . Esto representa un reducción del 12% respecto a la generación anterior del CR-V, aunque se mantiene la misma potencia de 150 CV.

Honda CR-V

 

El CR-V también estará disponible con el nuevo motor Honda i-DTEC de 1,6 litros como  versión de tracción delantera a partir de septiembre de 2013. La primera unidad motriz de la nueva serie de motores Earth Dreams Technology de Honda que se presentará en Europa se fabricará en la planta que Honda posee en el Reino Unido. El empleo de nuevo material de alta resistencia en la culata de cilindros ha permitido a Honda crear el motor diésel de 1,6 litros "open deck" de aluminio más ligero del mundo. Estas características de peso reducido, junto con el turbocompresor compacto de alta eficiencia, reducirán los tiempos de respuesta y ofrecerán una impresionante combinación de prestaciones y economía.

El nuevo CR-V se ha sometido a pruebas exhaustivas en Europa, y se ha afinado la suspensión delantera con puntal MacPherson y la suspensión trasera multibrazo para aumentar el confort de marcha y la estabilidad a alta velocidad. También se introduce la dirección asistida electrónica adaptable al movimiento (MA-EPS, Motion Adaptive electric power steering), que combina la facilidad de maniobra con reacción y respuesta mayores a altas velocidades. Los modelos con motorización de gasolina se pueden suministrar con tracción delantera, aunque la mayoría de los CR-V que se vendan seguirán utilizando el sistema de Tracción 4x4 Real Time de Honda, que ahora se activa electrónicamente para disfrutar de mayor eficiencia.

Honda CR-V

El nuevo CR-V también está equipado con una gran variedad de dispositivos de seguridad para que el conductor evite o modere las consecuencias de un accidente, o para proteger a los ocupantes en caso de que la colisión sea inevitable. El sistema de mitigación y prevención de impactos (CMBS, Collision Mitigation Braking System) y el control de crucero variable (ACC, Adaptive Cruise Control), ambos de Honda, siguen formando parte del equipo de seguridad del CR-V y ahora, por primera vez en este vehículo, se complementan con el sistema de mantenimiento de carril (LKAS, Lane Keeping Assist System), también de Honda. Además, el nuevo CR-V cuenta con la carrocería de compatibilidad avanzada (ACE, Advanced Compatibility Engineering), un elemento consolidado de la estrategia de seguridad de Honda diseñado para absorber la energía del impacto en caso de colisión y desviarla del compartimento de pasajeros. El CR-V también se suministra con airbags delanteros, laterales y de cortina.

La cuarta generación del CR-V, eficiente, funcional y seguro, se apoya en el éxito de sus antecesores, de los que se han vendido más de cinco millones de unidades. "Si se desea mejorar un vehículo ya de por sí equilibrado y respetado, la única solución es perfeccionar todos sus aspectos y hacerlo más pequeño, ligero y eficiente que nunca -explica el Jefe de grandes proyectos Ryouji Nakagawa-. Es lo que hemos hecho con el nuevo CR-V".

 

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 

Comenta nuestra noticia o artículo


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política