Honda CR-V

El Honda CR-V se presentó por primera vez en el Salón del Automóvil de Tokio de 1995, siendo uno de los primeros vehículos denominados ‘todocaminos’. Gracias a su práctico tamaño y a sus excelentes ventajas, se convirtió en un referente para este segmento en rápida expansión. El CR-V se diseñó principalmente para su uso en carretera, con un estilo SUV y la calidad que los clientes esperan de un producto Honda. Se comenzó a comercializar en Europa en 1997, convirtiéndose rápidamente en el automóvil favorito de la marca entre los compradores y cosechando tanto éxito que, de hecho, en 1998 se empezó a fabricar en la planta de Honda en Swindon (Reino Unido). 

Honda CR-V

La segunda generación del CR-V se lanzó a finales de 2001, tomando muchas características del original y conservando las mejores funcionalidades, incluido el estilo 4x4 y el sistema de tracción a las cuatro ruedas a tiempo real. Ofrecía un rendimiento y economía de combustible muy mejorados gracias a la introducción del motor de gasolina i-VTEC de 2,0 litros de Honda, mientras que la nueva estructura de la carrocería proporcionaba más espacio interior.

La introducción del prestigioso motor diesel i-CTDi de Honda provocó un nuevo incremento de las ventas en 2005. Este motor de alto par y alta potencia, que constituía un complemento perfecto para el motor de gasolina, aumentó de manera considerable el atractivo general del CR-V. 

La tercera generación del CR-V llegó en 2007. Fue el primer CR-V que presentaba un portón trasero de apertura vertical, una función que resultó posible al retirar la rueda de repuesto de la puerta trasera. Más bajo, corto y ancho que sus predecesores, este vehículo ofrecía una dinámica mejorada en carretera. El restyling realizado en 2009, a mitad de su vida útil, introdujo el motor diesel i-DTEC, al que se unía la posibilidad de combinarlo con una transmisión automática.

Desde su introducción en 1995 se han vendido más de cinco millones de CR-V en todo el mundo y el esta cuarta generación del Honda CR-V se basa en el éxito de las anteriores, ofreciendo una mayor calidad, funcionalidad y perfeccionamiento. El automóvil que contribuyó a definir el segmento de los SUV compactos se ha rediseñado totalmente para el mercado europeo. 

Por primera vez, el CR-V estará disponible con la opción de tracción a las dos ruedas y a las cuatro ruedas, mientras que las mejoras realizadas en la gama de motores han logrado reducir de manera considerable las emisiones de dióxido de carbono. Las ventas del nuevo CR-V comenzarán en Europa en noviembre de 2012 y el automóvil se fabricará en la planta de producción de Honda en Swindon (Reino Unido). 

Honda CR-V

La búsqueda del equilibrio perfecto entre un turismo y un SUV influyó en todos los elementos del proceso de desarrollo, incluyendo el diseño exterior. El Ingeniero Jefe de Diseño Exterior Manabu Konaka explica: “El CR-V ha sido siempre un automóvil muy versátil. Puede ser de manera casual o formal, pero la estética debe transmitir siempre solidez y fiabilidad”. La longitud y altura del automóvil han disminuido 5 mm y 30 mm, respectivamente, en comparación con el modelo actual sin reducir el espacio interior. “Éste es sólo un ejemplo de la eficiencia mejorada del nuevo CR-V”, afirma Konaka. “Es un automóvil funcional, eficiente y fiable y hemos intentando reflejar estas cualidades en el diseño”.

Si bien se reconoce inmediatamente que la cuarta generación del modelo es un miembro de la familia CR-V, éste reivindica su propia identidad. En comparación con el CR-V de generación anterior, el nuevo modelo adopta un diseño más agresivo y la aerodinámica cuenta con unas líneas más definidas y un frontal más atrevido. Las líneas suaves y fluidas del paragolpes delantero se combinan con una parrilla de tres barras horizontales y unos faros hundidos. El paragolpes delantero inferior se ha diseñado para expresar la capacidad de un SUV con un amplio ángulo de aproximación. Se mantienen las luces de freno traseras verticales características del CR-V, que se introdujeron en la primera generación, pero con un estilo más tridimensional. Las ruedas de gran tamaño  del CR-V refuerzan su presencia y capacidad dinámicas.

El CR-V se ha diseñado como un automóvil global, pero el modelo para Europa presenta una serie de especificaciones exteriores desarrolladas exclusivamente para este mercado. El paragolpes delantero  refuerza su atractivo dinámico, mientras que las luces delanteras de circulación diurna LED y las luces traseras LED son otras incorporaciones específicas.

La posición del parabrisas se ha adelantado 60 mm (medido desde la parte baja del parabrisas) respecto a la longitud total del automóvil. Como resultado, se ha reducido el tamaño del compartimento del motor. “En Honda, todos los jefes de proyectos persiguen nuestra filosofía de máximo espacio para las personas y mínimo espacio para la mecánica”, explica Nakagawa. “Nuestro objetivo consiste siempre en reducir el tamaño de las piezas mecánicas para ofrecer más espacio a los ocupantes del vehículo. Esto constituye un gran reto para nuestros equipos de ingeniería y producción, pero debemos asumirlo”. 

Honda CR-V

La nueva posición del parabrisas y el nuevo diseño del capó han proporcionado una segunda ventaja: se ha reducido la zona del frontal del automóvil para mejorar la visibilidad y maniobrabilidad del CR-V. El incremento de 10 mm en los ajustes de altura del volante y del asiento también ha permitido lograr la posición de conducción ideal para un mayor número de conductores.

La sinergia entre forma y función ha jugado un papel esencial en el desarrollo de todos los CR-V y este último modelo no es una excepción. La amplia superficie acristalada de las ventanillas revela la amplitud de la cabina. Konaka afirma: “Estoy particularmente orgulloso del diseño de la luneta trasera.  Queríamos ampliarla hasta el extremo del vehículo para acentuar sus elegantes proporciones, además de que esto tenía la ventaja de aumentar el espacio del maletero”. Con los asientos traseros totalmente plegados, la capacidad del maletero del CR-V ha aumentado 148 litros hasta llegar a 1648 litros. Si se especifica el espacio de la rueda de repuesto de 147 litros a 1669 litros y con los asientos plegados, la capacidad del maletero es de 589 litros. La longitud de carga se ha incrementado 140 mm hasta alcanzar 1570 mm, mientras que la altura de la tapa del maletero se ha reducido 25 mm para facilitar la carga de objetos pesados o poco manejables. 

Además, el sistema de apertura sin llave y el portón trasero eléctrico facilitan que los propietarios del CR-V aprovechen al máximo esta funcionalidad mejorada. Dentro de la gama global de Honda para el CR-V, el portón trasero eléctrico es único en el mercado europeo y está disponible para las versiones altas de la gama.

El concepto de diseño interior para el nuevo CR-V continúa con la filosofía de máximo espacio para las personas y mínimo espacio para la mecánica. “Lo primero que queríamos lograr con el diseño interior era una sensación de apertura”, explica Takehiro Ishibashi, Ingeniero Jefe de Diseño Interior. “Queríamos transmitir lo que se siente al estar en la cima de una montaña, mirando hacia un valle y viendo el paisaje. Es una sensación de libertad, espacio e intemporalidad”. 

La influencia de esta idea queda patente en el diseño del salpicadero. “Existen varios niveles horizontales que ayudan a reforzar la sensación de espacio”, afirma Nakagawa. “A esto lo llamamos diseño en ‘capas delgadas’. Disponiendo las funciones principales en una serie de niveles, se puede crear un entorno ergonómicamente eficiente que es muy intuitivo”. Los mandos principales se han agrupado según su función, con una ‘zona de interfaz del conductor’ detrás del volante y una ‘zona de interfaz de información’ en el centro del salpicadero.

Los materiales utilizados han sido cuidadosamente escogidos para el mercado europeo. “El acabado de gran calidad en la parte superior del salpicadero se ha inspirado, salvando las distancias, en el aspecto de la ternera de Kobe japonesa”, afirma Ishibashi. “En la banda decorativa que atraviesa el salpicadero utilizamos una película especial que crea un efecto 3D. Estoy muy orgulloso de la atención que hemos prestado a los detalles en todos los aspectos de este vehículo”.  

También hemos procurado lograr una importante reducción del ruido del motor y del ruido en carretera que entra en la cabina. Se ha aplicado material de aislamiento acústico en los bajos de la carrocería correspondientes al habitáculo, a la vez que se ha instalado material de absorción acústica en la puerta trasera, los marcos de las puertas, el mamparo delantero y el capó. Además, las puertas presentan ahora una doble junta. El resultado es una reducción de 2 dB del ruido en la cabina respecto al CR-V actual. 

Honda CR-V

Este ambiente de gran calidad mejora todavía más con el extenso equipamiento. En la cabina, la atención se centra en la pantalla de información múltiple “inteligente” (i-MID) de 5 pulgadas, que controla los sistemas de audio, telefonía y sistema de navegación (en las versiones que lo incorporan). Para reforzar la sensación de espacio interior, los cercos de las puertas se han elaborado en forma cóncava. Esto ha permitido también que los ocupantes de los asientos delanteros se acerquen a los laterales del vehículo, facilitando la entrada y salida de éste. Como consecuencia, ha quedado más espacio libre entre los asientos para una consola central que aloja dos portavasos, un compartimento de almacenamiento, un reposabrazos y respiraderos para los asientos traseros.

Los asientos delanteros también incorporan un sistema de protección contra impactos. Las ranuras del respaldo del asiento, los pliegues en el muelle amortiguador y el mecanismo giratorio en éste se combinan para absorber la energía de los ocupantes en caso de accidente, reduciendo el riesgo de lesiones por impacto. Los asientos trabajan en combinación con la estructura de la carrocería con ingeniería de compatibilidad avanzada (ACE™) del CRV.

El punto de la cadera en los asientos traseros se ha bajado 38 mm respecto al modelo actual, dando lugar a una posición más cómoda en el asiento y más espacio libre. Asimismo, un cambio en el diseño de los asientos traseros ha permitido a los ingenieros de Honda introducir asientos traseros con partición 60/40, que pueden plegarse totalmente con facilidad en un solo movimiento. Con sólo tirar de una palanca, el CR-V puede transformarse de un automóvil de cinco plazas en un vehículo de carga versátil. “Ésta es una función de la que estoy muy orgulloso”, explica Ishibashi. “Marcará una gran diferencia en la manera en que nuestros clientes utilicen el CR-V”.

Honda CR-V

La aerodinámica es otro aspecto clave en el que forma y función van de la mano. La adopción de un subsuelo plano ha suavizado el flujo de aire bajo el vehículo, mientras que un techo más largo combinado con un paragolpes delantero optimizado desde el punto de vista aerodinámico y un alerón trasero ayudan a controlar el flujo de aire por encima de la carrocería. El resultado es una reducción del coeficiente de resistencia de un 6,5% respecto al CR-V actual en beneficio del rendimiento, el consumo de combustible y las emisiones de gases de escape. 

Bajo el capó del CR-V, los clientes encontrarán un motor de gasolina i-VTEC de 2,0 litros o un motor diesel i-DTEC de 2,2 litros. Ambos se han desarrollado a partir de los motores que disponibles en el CR-V actual, pero se han rediseñado totalmente centrándose en reducir las emisiones de CO2. “Hemos hecho especial hincapié en aplicar nuevas tecnologías para reducir la fricción en los motores y mejorar su eficiencia”, explica Nakagawa. También se ha introducido la tecnología de parada al ralentí en las versiones equipadas con transmisión manual de seis velocidades.

En el nuevo CR-V se ha logrado mejorar el ahorro de combustible y reducir las emisiones de CO2 sin que ello afecte al placer de conducción. La potencia y el par del motor i-DTEC se mantienen en 150 CV y 350 Nm, respectivamente, pero las emisiones de CO2 descienden de 171 g/km a 149 g/km* (12%) en las versiones con transmisión manual y de 195 g/km a 174 g/km* en las versiones equipadas con la transmisión automática de cinco velocidades. 

La potencia del motor de gasolina i-VTEC de 2,0 litros ha aumentado de 150 CV a 155 CV*, mientras que el par ha experimentado un incremento de 2 Nm hasta alcanzar los 192 Nm*. A pesar de este aumento de rendimiento, las emisiones de CO2 han descendido de 192 g/km a 173 g/km* en la versión manual y de 195 g/km a 175 g/km* en la automática. 

Honda CR-V

Los clientes que optan por el CR-V con tracción a las dos ruedas verán reducidas nuevamente las emisiones de gases de escape a 168g/km*. La introducción de un CR-V con tracción delantera responde a las condiciones cambiantes del mercado. En Europa, las ventas de modelos de tracción a las dos ruedas equivalen ya al 51% del mercado de los SUV compactos con motor de gasolina, según un estudio de llevado a cabo en 2011.

Los sistemas ECON y Eco Assist de Honda también forman parte del equipamiento de serie del nuevo CR-V. Cuando se pulsa el botón ECON, la respuesta del acelerador y el aire acondicionado se ajustan automáticamente para minimizar el consumo de combustible. El sistema Eco Assist utiliza la pantalla del salpicadero del automóvil para informar a los conductores de la manera en que su estilo de conducción afecta al ahorro de combustible, cambiando el color del borde de las esferas de blanco a verde cuando la conducción es más eficiente.

El nuevo CR-V marca la introducción de un modelo con tracción a dos ruedas y mejoras en la suspensión y la dirección del automóvil. El equipo de desarrollo de Honda emprendió un amplio programa de pruebas en las carreteras europeas para mejorar la calidad de conducción del CR-V sin menoscabo de su confort, similar al de un turismo o su estabilidad a altas velocidades. La suspensión delantera tipo McPherson y la suspensión trasera multibrazo se han perfeccionado con un aumento del 10% en los coeficientes generales de amortiguación. El incremento de la rigidez de la carrocería – la rigidez a la flexión es de hasta un 7% y la rigidez torsional de hasta un 9% – permite que la suspensión funcione de una manera más eficaz. 

El sistema de dirección electrónica adaptable al movimiento (MA-EPS) de última generación se ha perfeccionado para combinar una fácil maniobrabilidad con una mayor reacción y respuesta a más velocidad. Este sofisticado nuevo sistema también funciona con el sistema avanzado de control de estabilidad y tracción (VSA) de serie para detectar la inestabilidad en condiciones resbaladizas de la carretera y modifica automáticamente el esfuerzo requerido por la dirección para indicar al conductor la trayectoria que debe seguir. 

El sistema MA-EPS también tiene ventajas clave en cuanto a eficiencia. Es sencillo y compacto y, a diferencia de un sistema de servodirección convencional con bomba hidráulica, no obtiene continuamente energía del motor, ayudando así a reducir el consumo de combustible. 

La mayoría de CRV ya vendidos seguirán incorporando el sistema de tracción a las 4 ruedas y la última serie del sistema Real Time AWD de Honda. El sistema de “doble bomba” accionado hidráulicamente del CR-V de tercera generación se ha sustituido por un sistema accionado electrónicamente que ofrece una respuesta más rápida cuando se detecta una pérdida de tracción. También reduce el peso en un 17 por ciento y minimiza la fricción interna en un 59 por ciento. Los avances ayudan a continuar minimizando el impacto negativo sobre el ahorro de combustible que es habitual en casi todos los sistemas de tracción a las cuatro ruedas.

Honda CR-V

También hay una serie de sistemas electrónicos diseñados para que la conducción sea más fácil y segura. La asistencia de arranque en pendiente (HSA) detiene el desplazamiento hacia atrás del vehículo al arrancar en pendiente y se combina con el control de descenso en pendiente (HDC), que se introduce en el CR-V por primera vez. Disponible en las versiones automáticas, funciona a una velocidad máxima de 8 km/h y ayuda al CR-V a descender por terrenos difíciles de forma segura y uniforme. Estos sistemas funcionan en combinación con los sistemas VSA y MA-EPS.

El nuevo CR-V también es el último vehículo de Honda en incorporar los avanzados sistemas de asistencia al conductor (ADAS) de Honda. El ADAS incluye el sistema de mantenimiento de carril de Honda (LKAS), el control de crucero adaptativo (ACC) y el sistema de prevención y mitigación de impactos (CMBS), que advierte de una colisión inminente e incluso aplica los frenos para minimizar el posible impacto. 

Los mandos de control del volante accionan el sistema ACC y permiten al conductor elegir la velocidad y la distancia preferida respecto al vehículo que le precede. Utilizando un radar en la parrilla delantera, el ACC controla la distancia respecto al coche que le precede y puede aplicar hasta un cuarto de la fuerza de frenado máxima para mantener la velocidad y distancia establecidas. Si es necesario un mayor frenado, el sistema emite una advertencia visual y acústica. Funciona entre velocidades de 30 y 180 km/h. 

Diseñado para utilizarlo en autovía o autopista, el sistema de mantenimiento de carril ayuda a mantener el vehículo en su carril y se incorpora por primera en el CR-V Este sistema detecta las marcas del carril con una cámara montada en la parte superior del parabrisas. Si el sistema detecta que el automóvil no se encuentra en el centro del carril, aplicará automáticamente una dirección correctiva, a la vez que emitirá una advertencia visual y acústica. El sistema aplica hasta un 80% de la fuerza de dirección necesaria, con el conductor aportando el 20% final.  

Honda CR-V

El sistema de prevención y mitigación de impactos (CMBS) de Honda es un sistema de frenado de emergencia autónomo basado en un radar. A velocidades superiores a 15 km/h, se detectan los vehículos parados o en movimiento en un recorrido de 100 m por delante del vehículo. Cuando el sistema detecta que es probable que el automóvil choque contra uno de estos obstáculos, se inicia un proceso de tres etapas. En la primera etapa (normalmente unos 3 segundos antes del impacto), se alerta al conductor con advertencias visuales y acústicas. En la segunda etapa, cuando el sistema detecta que todavía es probable que se produzca una colisión (normalmente unos 2 segundos antes del impacto), se tira bruscamente tres veces del cinturón de seguridad y el vehículo comienza de manera automática a aplicar ligeramente los frenos. Por último, cuando la colisión es inevitable, el CMBS tensa los cinturones de seguridad de los ocupantes de los asientos delanteros (con tensores reversibles distintos a los dispositivos pirotécnicos utilizados durante la propia colisión) y aplica una gran fuerza de frenado. El conductor puede complementar este frenado hasta la capacidad máxima del vehículo. Honda calcula que, si todos los vehículos estuvieran equipados con el sistema CMBS, se evitarían o se mitigarían los efectos de entre 200.000 y 250.000 accidentes al año.

Como su nombre sugiere, los sistemas de asistencia al conductor de Honda se han diseñado para complementar al conductor, no para sustituirlo. 

En una parada de emergencia, el Sistema de Parada de Emergencia (ESS, Emergency Stop System) activará automáticamente el freno y los intermitentes de emergencia. Las luces indicarán rápidamente a los vehículos siguientes que el CR-V se va a parar de forma abrupta, minimizando el riesgo de colisión.

Fiable, eficiente y funcional, la cuarta generación del CR-V se basa en el éxito de sus predecesores. “El CR-V es uno de los pilares clave de la gama global de Honda”, afirma Nakagawa. “Desarrollar la última versión de un modelo del que se han vendido más de cinco millones de unidades es una gran responsabilidad, pero hemos disfrutado con este reto. Si se desea mejorar un vehículo ya de por sí equilibrado y respetado, la única solución consiste en perfeccionar el vehículo en todos los ámbitos y hacerlo más pequeño, ligero y eficiente que nunca. Eso es lo que hemos hecho con el nuevo CR-V”.

*Cifras internas de Honda, sujetas a cambios.

 

 

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 



Gravatar
Juan Ruiz (02/01/2013 (20:37:24))
Separación entre los asientes traseros y la bandeja que tapa maletero. Sí No Queda un hueco de unos 5 cm entre los asientos traseros y la bandeja que tapa el maletero, esto se puede ver desde el exterior del vehiculo, esto conlleva el que se pueda ver una parte de lo que llevas dentro del maletero, existe algo para corregirlo, o no tiene solución.

Muchas gracias.

Citar

Comenta nuestra noticia o artículo


Colabora o contacta con nosotros

¿Has visto algún error? Ponte en contacto con nuestros webmasters  |  ¿Quieres publicitarte? Contacta con nuestro departamento de Publicidad.
¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Contacta con Motor 66.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política