Lamborghini Aventador

Comienza la andadura del Lamborghini Aventador, un súper-deportivo de 700 CV que aterriza para destronar a un murciélago que lleva casi 10 años de reinado.

Lamborghini Aventador

El nombre de esta versión es "LP 700-4", en referencia a la potencia y tipo de tracción del coche. Mide 4,78 m de longitud, supera los 2 m de anchura y apenas levanta 113 cm del suelo.

Por otro lado, su nombre 'Aventador' lo toma de un bravo astado que se toreó en la plaza de Zaragoza en 1993.

La estructura del coche está fabricada en fibra de carbono y aluminio, con lo que se consigue reducir el peso hasta los 1.650 kg, además de obtener una gran rigidez y resistencia, imprescindible en un vehículo de semejantes características.

La cubierta del motor es de fibra de carbono y el capó y las puertas están realizadas en aluminio. La refrigeración está garantizada gracias a las tomas de aire que se abren o cierran en función de la temperatura exterior y las necesidades del motor. El alerón trasero es móvil y tiene 3 posiciones. Cuando estas piezas móviles están enrasadas con la carrocería, la resistencia aerodinámica disminuye.

Lamborghini Aventador

El poderoso motor es un 12 cilindros en V atmosférico de 6,5 litros, que está situado en posición central trasera que desarrolla la descomunal cifra de 700 CV de potencia. Como sucede en muchos vehículos de estas características, el motor se puede ver desde el exterior del vehículo gracias a una cubierta transparente -en opción-. No existe diferencial central en el sistema de tracción integral, por lo que hasta un 60% de la potencia se transmite del eje trasero al delantero mediante un embrague de discos tipo “Haldex”. Tampoco cuenta con diferencial autoblocante trasero, por lo que es el control de tracción el que se encarga de frenar las ruedas si éstas patinan.

El motor engrana con una transmisión automática ISR de 7 etapas con 5 modos de funcionamiento, 2 automáticos y 3 manuales. En modo automático hay dos modalidades, “Strada Auto” y “Sport Auto”, con notables diferencias en el diferencial, el cambio, la dirección asistida, la respuesta del motor y el control de estabilidad. En modo manual se denominan “Strada”, “Sport” y “Corsa”: civilizado, descontrolado y kamikaze, respectivamente.

Interior del Lamborghini Aventador

Es más rápida y ligera que una caja de cambios de doble embrague, e incorpora un sistema que permite arrancar desde parado disfrutando de la máxima aceleración. Tarda en cambiar 50 milisegundos, y es un 140% más rápida que la E-Gear del murciélago. Pasa de 0 a 100 en tan sólo 2,9 s y alcanza una punta de 350 km/h. Lógicamente los frenos van en consonancia. Son cerámicos, con discos de 400 mm para el eje delantero y 380 para el trasero, con pinzas de 6 y 4 pistones.

La suspensión del Lamborghini Aventador es de tipo “Pushrod”, por lo que el conjunto muelle-amortiguador están colocados en posición casi horizontal, por lo que hay más margen de juego entre el recorrido de la rueda y la compresión del muelle. Además la amortiguación delantera incorpora un sistema neumático que permite levantar la carrocería 4 cm, algo imprescindible para salvar las rampas de acceso o entrada a los garajes sin dañar el vehículo.

Asientos del Lamborghini Aventador

Las puertas tienen apertura en forma de tijera, como es habitual desde el Lamborghini Countach. En el interior dos soberbias butacas en una posición muy baja, ponen la guinda en un interior muy cuidado. En principio hay dos acabados disponibles, pero las combinaciones opcionales son infinitas. Igual sucede con los colores exteriores, que de serie son 13 pero siempre podemos tirar del programa de personalización para conseguir un color totalmente exclusivo.

La instrumentación aparece en una pantalla TFT situada en el tablero de instrumentos, con indicadores que imitan los tradicionales de aguja. En la consola central hay una segunda pantalla destinada a las funciones de entretenimiento, el sistema de navegación o el de sonido. El control redondo de la consola y los botones de función parecen clonados del interface MMI que emplea Audi, aunque no es de extrañar ya que Lamborghini forma parte del Grupo Volkswagen. Los airbags disponibles son seis: dos frontales, dos laterales y dos de rodilla, y no faltan los faros de xenón y la luz de marcha diurna en tecnología LED.

El precio es como el coche: espectacular. Tendréis que disponer de 340.000 euros para disfrutarlo.

 

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 

Comenta nuestra noticia o artículo


Colabora o contacta con nosotros

¿Has visto algún error? Ponte en contacto con nuestros webmasters  |  ¿Quieres publicitarte? Contacta con nuestro departamento de Publicidad.
¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Contacta con Motor 66.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política