Lamborghini Aventador J

Con el Aventador J -basado técnicamente en el Aventador-, Lamborghini está llevando a cabo su gloriosa tradición de vehículos deportivos exclusivos. 

La letra J se deriva de las normas deportivas de la FIA, donde en su anexo J define explícitamente la especificación de coches de carreras en sus distintas clases.

El Aventador J cuesta dos millones de euros, y parece ser que sólo se fabricará una unidad. Su exclusividad es máxima, no sólo por el afortunado poseedor del mismo, si no por todos los avances que posee, las características implícitas del coche, y el diseño original tan peculiar -sin parabrisas y descapotado-.

Lamborghini Aventador J

La base técnica para el Aventador J es el Aventador LP 700-4, es decir, 12 cilindros en V, 6,5 litros de cilindrada, 515kW -700 CV- y tracción a las 4 ruedas.

El chasis es un monocasco basado en polímeros reforzados con fibra de carbono, que combina un diseño ligero con una rigidez y seguridad óptima.

En esta versión abierta, el monocasco tiene nuevas zonas de diseño que incluyen dos barras de seguridad detrás de los asientos, que totalizan 1575 kilogramos de peso total. Mantiene una esencia de F1 biplaza con la esencia Lamborghini, todo un espectáculo

Los asientos están hechos en forjado compuesto con inserciones de fibra de carbono, patentado por Lamborghini. Sus dimensiones son 4,89 de largo, 2,03 de ancho y 1,11 de alto.

Lamborghini Aventador J

Los detalles, impresionan por sus diseños únicos y adaptaciones exclusivas al modelos: no lleva parabrisas pero lleva dos deflectores para cada ocupante; el retrovisor es de tipo periscopio; puertas de tijera -no podía ser de otra forma-; anguloso y musculoso; espectaculares entradas de aire frontales; llantas en aluminio de 5 radios de 20 y 21 pulgadas en los ejes delantero y trasero, respectivamente; 4 salidas de escape; no lleva aire acondicionado -no tiene sentido-; tampoco lleva navegador; doble pantalla TFT -uno para cada ocupante-; alerón trasero sobredimensionado, y un largo etcétera de detalles inimaginables.

El exterior del coche fue rediseñado completamente por el equipo Lamborghini para el Aventador J, pero sin perder el espíritu de la marca.

El interior es minimalista pero puro, no lleva navegación -como ya hemos comentado-, pero tampoco sistema de audio, ya que se pretende una experiencia de conducción extrema. Eso sí con dos pantallas TFT programables.

Y por si alguien duda que el precio que hemos escrito está mal, lo repetimos, el afortunado poseedor de este Lamborghini Aventador J pagará 2.000.000 euros.

 

Si te gusta, comparte o vota este artículo

Submit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to TwitterSubmit to LinkedInMenéame
 

Comenta nuestra noticia o artículo


Colabora o contacta con nosotros

¿Has visto algún error? Ponte en contacto con nuestros webmasters  |  ¿Quieres publicitarte? Contacta con nuestro departamento de Publicidad.
¿Quieres ponerte en contacto con nosotros? Contacta con Motor 66.

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política